Conoce Mónaco, el país de las princesas

Este Principado es un país totalmente soberano y se encuentra ubicado en Europa Occidental; específicamente, en la Riviera Francesa entre el mar Mediterráneo y los Alpes. Es el segundo estado más pequeño del mundo pero el primero por su densidad de población. 

Mónaco tiene una temperatura media para los dos primeros meses del año de aproximadamente unos 8°C y para los meses de verano de unos 26°C, razón por la cual los turistas la han hecho un lugar de estancia balnearia muy famoso. Es un territorio que está casi en su totalidad urbanizado; sin embargo, cuenta con grandes espacios verdes.

El turismo es su principal fuente de ingreso, pues cada año reciben a gran cantidad de visitantes que son atraídos principalmente por su majestuoso Casino (en el cual no pueden jugar los propios residentes).

Mónaco es un lugar de lujos, el nivel de vida que se mantiene allí es alto. A pesar de estar ubicado en Europa, no forma parte de la Unión Europea lo que no quiere decir que no tenga vínculos con ella.

Este país es católico oficialmente, ya que aproximadamente el 80% de su población profesa dicha religión. Su idioma es el francés, pero como en muchos lugares se hablan varias lenguas; entre ellas, la monegasca, propia del lugar. También es muy hablado el italiano.

Este principado es mundialmente conocido porque en él, se disputa uno de los premios más antiguos y famosos, el de la Fórmula 1. Por lo general, se lleva a cabo en el mes de mayo siendo organizado por vez primera en el año de 1929.

Larvotto, una playa de aristocracia

Mónaco es un principado de lujo y junto a esto, unos martinis en el mar para disfrutar de su cálido sol lo llena de glamour. Larvotto es su playa más famosa, por lo tanto la más importante para un país que vive prácticamente del turismo. Esta playa es muy hermosa, pues sus aguas son muy cálidas y sus arenas de un color dorado espectacular.

Tiene forma de media luna, sus aguas son tranquilas y en sus alrededores hay cantidad de hoteles y mansiones de gran lujo; tanto, que no te los puedes imaginar. Está llena de encanto y belleza, a pesar de que en la antigüedad fue una zona nada agradable pues fue un total criadero de mosquitos. ¿Quién se lo iba a imaginar?

Su esplendor se le debe a Rainiero III en el siglo XX, quien tomó la iniciativa de recuperarla. Esta playa fue ganando su popularidad poco a poco hasta convertirse en una de las más populares de Europa. Cada año es visitada por miles de turistas, entre los cuales se encuentran grandes personalidades de la aristocracia y hasta del mundo político.

Hermosos lugares para visitar en Mónaco

El ser un país tan pequeño no es impedimento para tener excelentes lugares para visitar. Como ya se ha dicho es un lugar lujoso, célebre para los que les gusta apostar, disfrutar de las carreras automovilísticas y ¿por qué no? Casarse como en un cuento de hadas. Es tan glamoroso, que sus turistas podrán codearse con ricos y famosos, además de deleitarse con su bahía y sus lujosos yates.

Port de Fontvieille. Solo los ricos y famosos pueden pagar tanto dinero diario para mantener sus botes y yates estacionados allí. Caben un poco más de 250 embarcaciones, además el lugar ofrece mantenimiento para estas unidades. Esta marina tiene hermosas vistas desde la llamada Roca de Mónaco.

Catedral de San Nicolás. En la actualidad también se conoce con el nombre de Catedral de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción y pertenece a la religión católica. Es de estilo Romanesco y su fachada es de mármol. Es además considerado un lugar pacífico y muy hermoso, es de hecho el lugar de descanso de la familia Grimaldi.

Otros lugares que no puedes dejar de visitar

Grand Prix de Mónaco. Imposible ir a esta ciudad y no pasar por esta pista, seas aficionado o no es una visita imprescindible. Es una de las mejores pistas del mundo, en ella predominan las curvas cerradas por lo que es muy solicitada por la Fórmula Uno.

Puerto de Montecarlo. Es otro lugar donde se reúnen ricos y famosos, ya que allí atracan sus espectaculares yates. En este lugar, entre otros botes y yates se encuentra nada más y nada menos que la embarcación del Príncipe de Mónaco, específicamente en el muelle de Port Hércules. Aquí se pueden recibir hasta 500 embarcaciones aproximadamente, puedes disfrutar de alguna rica bebida a orillas del muelle y disfrutar de una vista espectacular.

Casino de Monte Carlo. Como es de suponer, es un lugar majestuoso y de mucho lujo, fue creado en el siglo XIX con la finalidad de evitar la banca rota de la familia Grimaldi. Al día de hoy, es de gran atractivo para los apostadores de oficio y para entrar, se debe cumplir con ciertas normas que tienen establecidas, entre ellas el pago de la entrada.

Salir de la versión móvil