Los grandes misterios que se esconden en el Everest

El llamado monte Everest es la cima del mundo; es decir, la montaña más grande del planeta. Su altitud llega a los 8.848 metros sobre el nivel del mar y se encuentra ubicado en Asia. En ella se encuentran varios picos que también son de gran altura, como el Lhotse, el Nuptse y el Changtse.

Esta inmensa montaña es una gran atracción para los escaladores a nivel mundial; algunos, con mucha más experiencia que otros. Cuenta con solo dos rutas para ascender; una de ellas en Nepal, llamada la ruta estándar que parte desde el sureste y, la otra en el Tíbet que parte por el norte.  Por ser un monte tan alto, se encuentran peligros como el clima, el viento y el mal de altura; también, están las fuertes avalanchas y el cruce que hay en Khumbu por la cascada de hielo.

Al parecer los primeros montañistas que intentaron subir esta montaña fueron los británicos. Los intentos fueron realizados desde el Tíbet, ya que Nepal prohibía en aquellos tiempos el acceso de extranjeros.

Luego de varios intentos por varios escaladores de distintos países, se logró el primer ascenso documentado por un equipo chino. Estos ascendieron por la arista norte el día 25 de mayo del año 1960.

Principales misterios o mitos del Everest

Es inevitable que cuando escuchamos el nombre de Everest, nos pase por la mente la gran cantidad de personas que allí han desaparecido durante sus grandes aventuras. Este monte tiene muchas historias misteriosas, algunas ciertas y otras que causan dudas. Hay cosas que sencillamente no tienen o no se les ha encontrado explicación, por lo tanto siguen siendo un gran misterio. Estas historias han sido contadas por los visitantes de la gran montaña.

Un compañero invisible. En el año 1933 Frank Smythe, montañista de origen inglés, se encontraba a una altura de más de ocho mil metros por el lado norte, este era su primer intento. Cuenta que sintió una presencia muy cerca de él; sin embargo, era sólo eso, una presencia porque nunca logró ver nada, pero asegura que “alguien” lo acompañó en su ascenso.

El hombre de las nieves. Es el famoso llamado Yeti y es el gran misterio del Everest, y se debe a gran cantidad de extrañas huellas que se han encontrado durante las expediciones. Se han realizado muchas pruebas de ADN con muestras de cabello, los resultados indican que es un ADN totalmente desconocido, pero aún no se determina si es del famoso Yeti.

Fantasmas rondando en la montaña. Sherpa Pemba Dorje, quién ha batido récord por su rapidez en subir la montaña, afirma que tres días después de subirla, llegando a la cumbre por la columna sur, pudo ver un grupo de alpinistas muertos rodeados de espíritus. Estos eran siluetas de color negro estirando las manos pidiendo algo de comida. Sin embargo, los científicos afirman que son alucinaciones debidas al estrés.

 

¿Sabes quiénes fueron los primeros en llegar a la cima?

Los primeros en llegar a la cima de la gran montaña fueron Sir Edmund Hillary, alpinista y explorador nacido en Nueva Zelanda en el año 1919 (murió en el 2008) y, el alpinista sherpa Tenzing Norgay, nacido en Nepal en el año 1914 (murió en 1986).

Hillary era apicultor, pero tenía gran experiencia como montañero y escalador. Por su parte, Norgay era un alpinista muy solicitado. Ambos formaron parte de grandes expediciones para escalar el Everest, pero no fue sino hasta el 29 de mayo del año 1953 en horas de la mañana que alcanzaron la cima de la montaña más alta del planeta. Fueron 31 años de fallidos intentos, y hasta ese momento se contabilizaban 11 alpinistas fallecidos en esta aventura.

Llegar a la cima significa aguantar fuertes condiciones de temperatura, pues esta oscila alrededor de los -35 grados centígrados, los vientos también hacen de las suyas, pues son racheados y cambian de dirección de manera constante.

Este desafío contó con más de 400 personas; a saber, sherpas, científicos, ingenieros, militares y por supuesto, alpinistas. Fueron 90 días con 43 jornadas para trasladar 4,5 toneladas de material desde la capital de Nepal hasta la base del Everest. También se invirtieron 47 días para abrir una ruta para además armar el campamento número 9, que era el último. En este pasaron la noche los famosos alpinistas antes de llegar a la cima.

 

La parte triste, los que nunca regresan

Cuentan que a lo largo del Everest se encuentran unos 300 cadáveres. Son personas que fallaron en el intento, y se encuentran congeladas en los puntos donde fallecieron. Es muy complicado reconocerlos a todos por el medio en que se encuentran y los escaladores se han valido de ellos para que sean un punto de referencia.

Uno de los primeros cadáveres que se consiguen subiendo es el famoso “el saludador”, llamado así por la posición en que quedaron sus brazos, se dice que falleció en el año 1997.

A tres horas de la ruta de la cumbre y por la ruta norte, se encuentra “botas verdes”, se trata del escalador indio Tsewang Paljor quien falleció debido a una tormenta.

Peter Boardman falleció en 1982 y sólo hasta diez años después fue encontrado, sentado con los ojos abiertos como si durmiera. Cuentan que dos nepalíes que trataron de rescatarlo murieron en el intento. Este cadáver fue arrastrado ladera abajo por los fuertes vientos. Estos son sólo algunos de los más famosos, pues hay muchos más incluyendo mujeres.  Muchos con una terrible historia y un triste final, como el famoso caso de D

Salir de la versión móvil