Colección otoño invierno de Moschino.

Las marcas siempre sorprenden y este es el caso de la colección otoño invierno de Moschino. Esta es una de las marcas de alta moda más importante que puede existir en la actualidad. Los más grandes modelos han llevado su ropa. Y cada vez que llega la semana de la moda en París los diseños de Moschino son de los más esperados. Esto tiene que ver con que sus colecciones siempre son audaces e inteligentes.

Pocas cosas como estas se han visto en pasarelas de tan alta moda como en las que se observan estas piezas. Si piensan en Moschino, se hace referencia a todo lo que sea diferente y raro. De hecho, podrían llegar a ser encasillados como una de las marcas que crea prendas antimoda. Este tipo de diseños que no cualquier persona utilizaría y que va en contra de toda una tendencia.

En ciertas ocasiones en lo que va en contra esta marca es en la forma, color y hasta en el género a la hora de crear prendas. Tal es el caso de esta nueva colección otoño invierno de Moschino en donde todo ha sido un cambio total. Nada es como parece cuando los modelos desfilan y muestran esas maravillosas piezas que solo se pueden crear en esta marca.

De hecho, las colecciones de Moschino son de las más esperadas. Pues los colores y formas son las que dictan mucho de lo que se utiliza en el año. Diferentes marcas seguirán las mismas tendencias que estos implantaron. Así mismo, la moda strearwear se alimenta muchísimo de esta marca. ¿Quieres saber todo lo que trajo esta nueva colección? Pues a continuación te lo mostramos.

Hablemos de la inspiración de la colección de otoño invierno de Moschino.

En esta oportunidad, su director creativo, Jeremy Scott, que es uno de los más grandes creativos de la industria se inspiró en una referencia muy clara. Esta colección de otoño invierno de Moschino estuvo guiada las películas de Federico Fellini. Lo más interesante es que no se utilizó una sola película para que fuese la inspiración total. Jeremy logró sumergir sus diseños en una especie de universo cinematográfico que mezcló diferentes filmes.

Algunos en los cuales tomó mayor inspiración fueron películas como Casanova, La Dolce Vita y Roma. Cada una de estas piezas del cine se vieron representada en varios de los diseños de Jeremy. En cuanto a formas, estilo y también desde los colores. Si hay alguien que sabe llevar más allá el estilismo de una pasarela es este director creativo. Haciendo referencia a Roma algunos de sus modelos llevaban un penacho rojo para representarlo.

Además, hasta la decoración del lugar era algo que se tenía que disfrutar. La sobriedad es uno de los sellos, pero también tenía pequeños toques que hacían referencia a las películas de Fellini. En el fondo se podrían ver algunas columnas al estilo romano, además un juego de luces muy bueno. Este fue el marco perfecto para ver una gran colección inspirada en uno de los grandes del séptimo arte.

La irrupción en la colección de otoño invierno de Moschino.

Si algo tenemos muy en claro es que Jeremy Scott es uno de los visionarios más importantes de la industria. Para esta colección de otoño invierno de Moschino irrumpió en diferentes preceptos. Si hay uno que se resalte muchísimo más es el de los estereotipos de género. Pero no solo vistos desde la actualidad, sino también sumergiéndose en la época de cada película.

Estas concepciones de género en la cual el hombre es rudo y la mujer dócil, quedaron atrás en esta colección. En esta ocasión, su director creativo decidió hacer de las mujeres gladiadoras para así convertirlas en más rudas. Haciendo referencia a las grandes batallas que se daban en el coliseo romano. Por otra parte, creó diferentes piezas para los caballeros como faldas y tutús que rompían con ciertos preceptos.

Todo esto hacía un gran juego presentando una ambigüedad en cada uno de sus modelos. Le daba una construcción discursiva a la pasarela, pero también a las historias contadas. Este director creativo tomó estas historias, las descompuso y las hizo suyas. Así fue como logró recomponer una línea narrativa que hacía referencia a la historia, al hombre y a la mujer fundidos en los diseños.

Los colores de esta nueva colección.

Si hay algo a lo que nos tiene acostumbrados esta marca es a una excelente paleta de colores. Para esta colección otoño invierno de Moschino tenemos una explosión de color. Pero a su vez también se cuenta con una equidad y equilibrio entre los colores. El rojo, vino tinto, amarillo, y azul fueron los tonos que más brillaron en toda la pasarela.

Esto sin dejar atrás obviamente al color negro que es uno de los básicos en la moda. Pero también es emblema en cada una de las colecciones de esta marca. Una de las cosas que saben hacer muy bien acá es mantener una buena relación entre los colores. Aunque estén juntos en una misma pieza estos en ningún momento compiten y cada uno tiene su espacio.

Este tipo de cosas no lo puede lograr cualquiera y es algo que Jeremy Scott consigue en cada una de sus colecciones. Y sencillamente es algo que se agradece, sobre todo porque muchas marcas optan últimamente por lo básicos. En este caso, Moschino va mucho más allá y crea piezas realmente buenas.

Texturas, materiales y formas de esta colección.

Si hay algo en lo cual se destaquen enormemente en esta marca es en ir cada vez más allá. La mezcla de texturas y materiales en cada una de las piezas es algo impresionante. En algunos diseños se podría ver la sutileza de un tutú con lo divertido que es, pero combinarlo con un traje sastre. Esto rompe por completo con la estructura que se tiene de una forma mucho más masculina en la parte superior, pero abajo la delicadeza.

Así mismo las telas satinadas, cuentas y brillos fueron un básico para darle un toque particular a esta colección. Cada una de las piezas tenían algo que las distinguía y las hacía especiales. Esto es algo que siempre es característico en las colecciones de Moschino y esta no iba a ser la excepción.

Salir de la versión móvil